REFLEXIONES…

 

 

 

 

 

1.  APRENDO DE MIS ERRORES (A VECES)

 

No tiene nada de malo cometer un error. Somos humanos. Los errores nos ofrecen una poderosa oportunidad de aprender y crecer. Pero no cometas el mismo error más de una vez. Eso indicaría que te estás resistiendo a aprender la lección, que no estás escuchando a la vida, que no estás prestando atención.

 

En Éxito: una guía extraordinaria hablaba de que había dejado escapar la oportunidad de conocer a Harvey Keitel  en el vestíbulo de un hotel de Toronto. Sencillamente, no aproveché lo que Carlos Castañeda llamaba <<el centímetro cúbico de  buena suerte>> cuando este se me presentó. Pero prometí que repararía el error. Y cumplí mi palabra. Me hallaba en el centro de la ciudad para reunirme con mi editor. Estaba comiendo un sushi rápido en mi restaurante japonés favorito. ¿Y quién había en la mesa de al lado? Eric Clapton. En serio.

 

Cuando llegó el momento adecuado (el momento de aprovechar una oportunidad nunca será idóneo, pero dejé que el hombre terminara de comer), lo saludé. Cómo es lógico, se me aceleró al pulso (ya sabes que soy una persona de lo más normal). Y si, temía que me rechazara. Pero si no lo intentas, nunca lo sabrás. Era consciente de que si daba el paso tendría ciertas probabilidades de conocerle, pero que si no lo daba no tendría ninguna. De modo que lo di. Al final tuvimos una agradable charla. Una persona interesante. Otra conversación que contribuirá a mi desarrollo, como todas las conversaciones.

 

Cada día la vida te envía oportunidades de aprender, crecer y mejorar. No las dejes escapar. Algunas oportunidades no se repiten. Lamentarlo o no depende de uno.

Si no lo intentas, nunca lo sabrás.

 

 

 

 

 

2. HAZLO AHORA

 

Esta mañana me desperté con la siguiente frase de Goddes in the Doorway, el álbum en solitario de Mick Jagger, tronando en mi cabeza:<<De nada sirve derramar lágrimas, la vida pasa en un soplo>>. Es cierto. La vida pasa volando.

 

¿Por qué dejar para otro día lo que puedes hacer hoy? ¿Por qué aplazar tu partido más importante como ser humano a otro momento en el futuro?  ¿Por qué esperar a la vejez para pasarlo realmente bien?  El otro día leí unas palabras de una mujer joven que reflexionaba sobre su plan de jubilación. Decía <<Quiero asegurarme de que he ahorrado mucho, así por lo menos al final de mis días podré disfrutar un poco>>.  No lo entiendo. ¿Por qué esperar a ser mayor para disfrutar de la vida?

 

No estoy insinuando, ni mucho menos, que no tengas en cuenta la importancia de planificar tu futuro. Adopta una perspectiva amplia y visualiza una vida plena. Como siempre, la clave está en el equilibrio. Planifica, ahorra para tu jubilación, sigue una estrategia, pero, al mismo tiempo, vive el momento, disfruta, corre riesgos todos los días. En uno de sus anuncios, Emirates Airlines pregunta: << ¿Cuándo fue la última vez que hizo algo por primera vez?>.  Bien pensado.

 

Llena tus ideas de color. Busca todo lo bueno que te traerá este día. Ríe mucho. Ama mucho. Sueña mucho. Y si en las próximas horas se te presenta una oportunidad -y los dos sabemos que así será -, aprovéchela. Porque la vida pasa en un soplo.

¿Por qué esperar a ser mayor para disfrutar la vida?

Robin Sharma

 

 

 

 

 

 

3. LA MEJOR PRÁCTICA ES LA PRÁCTICA

 

Imagina a Lance Armstrong abandonando su increíblemente disciplinado programa de entrenamiento diario y esperando, sin embargo, ganar el Tour de Francia. Imagina a Steve Nash renunciando a sus agotadores ejercicios diarios y a los análisis después de cada partido y esperando, así y todo, estar en plena forma. Imagínate a Tiger relajando su extraordinario compromiso con el perfeccionamiento constante de su juego de golf. Absurdo, dirás. Y sin embargo, ¿cuántos de nosotros, en el campo de juego de nuestro negocio y de nuestra vida, practicamos de forma contante y regular? Pocos.

 

¿Cómo puedes mejorar si no practicas? El éxito no llega por sí solo. Los resultados brillantes no son fruto del azar. Las mejores cosas de la vida requieren paciencia, concentración y sacrificio. Para alcanzar la excelencia, tienes que trabajarla. Diariamente. Sin tregua. Con pasión.

Limitarte a confiar en que serás un gran líder (y ser humano) es vivir en el engaño. Supone una pérdida de tiempo. Recuerda que el uno por ciento gana. Algunas pequeñas mejoras cada día, fruto de tu práctica diaria, generarán, con el tiempo, resultados sorprendentes. Los atletas mejoran a fuerza de practicar su deporte. Los líderes mejoran a fuerza de cultivar sus capacidades. De elevar sus habilidades. De hacer más profunda su impronta. De caminar conscientemente hacia su cima. Hasta que finalmente llegan.

Los resultados brillantes no son fruto del azar. Las mejores cosas de la vida requieren paciencia, concentración y sacrificio.     Robin Sharma

 

 

 

 

 

4. NO BUSQUES PRETEXTOS 

 

<<No puedo hacer mi trabajo mejor de lo que ya lo hago. >> << No tengo tiempo para hacer ejercicio. >> <<No puedo realizar este proyecto (o alcanzar ese sueño) porque es demasiado difícil/ aterrador/poco práctico. >> Es tan humano buscar pretextos… Y cuando más lo buscas, más te poseen. No alimentes lo que no deseas. Libérate de ellos. E impón tu voluntad.

 

<<Tenemos cuarenta millones de razones para fracasar, pero ni un solo pretexto>>, señaló Rudyard Kipling. La gente que triunfa no busca pretextos. Así que deja de buscarlos. La mayoría de ellos son autoengaños diseñados para evitar hacer las cosas que te da miedo hacer. Sí, bajo todo pretexto se esconde el miedo. El miedo a cambiar. El miedo a lo desconocido. El miedo al fracaso. El miedo al éxito.

 

Hoy puede ser el día que decidas romper con tu tendencia a buscar pretextos (hazlo, por favor). Hoy puede ser el día que te abras a las posibilidades que aguardan fuera del trillado camino de tu vida. Hoy puede ser el día que Lideres Sin Título. Y alcances tu verdadera grandeza.

Una gran vida nunca se ha construido sobre una base de pretextos. Así que deja de buscarlos.   Robin Sharma

 

 

 

 

5. UN DÍA ESCUCHADO

 

Escuchar es, en muchos aspectos, el valor social de las culturas excelentes que acaban convirtiéndose en organizaciones excelentes. Escuchar hace que las personas se sientan especiales (y los grandes talentos se marchan de las organizaciones, básicamente, porque no se sienten especiales). Escuchar es una señal de respeto. Escuchar te permite reunir los datos que mejorarán todo lo que haces. Supongo que lo que te estoy sugiriendo es que las personas que obtienen resultados brillantes son brillantes en el arte de escuchar.

 

Solo por hoy, toma la decisión de escuchar (a diferencia de solamente oír). No interrumpas. No ensayes tu respuesta mientras la otra persona está hablando. Y no te atrevas a consultar tu correo electrónico o buscar mensajes de texto mientras otro ser humano se está dirigiendo a ti. Limítate a escuchar. Con verdadera atención. Permanece pendiente de la otra persona. Porque todo el mundo tiene una voz. Y todos ansiamos que nos la reconozcan. Observa las grandes cosas que suceden una vez que lo haces.

Todo el mundo tiene una voz. Y todos ansiamos que nos la reconozcan.  Robin Sharma

 

 

 

 

6. ¿QUÉ HA SIDO DEL COMPROMISO?

 

Cuando me encontraba hace un tiempo en Dubai dando una charla sobre liderazgo para la Young Presidents Organization, una mujer se me acercó y me dijo: <<Robin, me encantó El monje que vendió su Ferrari, pero haces que todo parezca tan fácil. A mí, introducir mejoras en mi vida me resulta muy difícil>>. Hum. Eso me hizo pensar. Mucho. He aquí lo que opino al respecto.

 

Vivimos en un mundo seducido por lo fácil. Queremos tener un aspecto fantástico y estar en plena forma pero no queremos hacer ejercicio para conseguirlo. Queremos prosperar en nuestro estudio o  profesión pero nos preguntamos si existe una manera de alcanzar la excelencia sin tener que trabajar mucho y ser disciplinados (todo gran ejecutivo es increíblemente disciplinado, como lo es toda gran empresa). Soñamos con tener una vida sin miedos, alegre, pero demasiado a menudo evitamos los mejores hábitos (como madrugar, correr riesgos, establecer objetivos, y leer) que, sin duda, nos conducirán a nuestros ideales. Nada es gratuito. Las mejores cosas de la vida requieren sacrificio y dedicación. Cada uno de nosotros, para alcanzar su forma única de excelencia personal y profesional, debe pagar un precio. Y cuanto mayor sea el precio, mayor será la recompensa.

Desear vivir una vida plena, tanto en el trabajo como en casa, sin tener que esforzarte y ser disciplinado, es como desear tener un jardín hermoso sin tener que plantar nada. O como querer estar en estupenda forma física sin tener que renunciar a la tableta de chocolate diaria. O como esperar tener un gran negocio ingiriendo una píldora mágica. ¿Qué ha sido del compromiso? ¿De la dedicación?

 

Las vidas extraordinarias no surgen por arte de magia. Se construyen poco a poco, como el Taj Majal y la Gran Muralla china, ladrillo a ladrillo, día a día. Y los grandes negocios no son fruto del azar. Se forjan mediante el esfuerzo y la mejora constantes. No caigamos en el error de creer que las mejores cosas de la vida se consiguen sin esfuerzo. Da lo mejor de ti y lo mejor vendrá a ti. Te lo garantizo.

Nada es gratuito. Las mejores cosas de la vida requieren sacrificio y dedicación.  Robin Sharma

 

 

 

Aviso de Copyright:

Derecho de autor © 2007 – 2016  

Araceli F. Britton Huffington. Todos los derechos reservados.

Copyright © 2007 – 2016 

Araceli F. Britton Huffington. All rights reserved.